Qué es la apertura de diafragma en fotografía

La apertura de diafragma es uno de los grandes pilares de la fotografía junto a la velocidad de obturación y el ISO, conceptos fundamentales que hay que entender y dominar si queremos sacar todo el partido posible a nuestra cámara. De ellos, sin lugar a dudas, la apertura es la más importante de los tres, simplemente porque afecta a muchas variables diferentes de la imagen. Puede agregar dimensión a tus fotografías al difuminar el fondo y, junto a los otros dos grandes pilares, alterar la exposición de las imágenes haciéndolas más claras u oscuras.

En este artículo, te enseñaremos todo lo que necesitas saber acerca del diafragma en fotografía en un lenguaje claro y sencillo, y una vez que lo entiendas bien serás capaz de crear la mayor parte de fotografías que imagines. ¿Vamos a ello?

¿Qué es la apertura de diafragma?

La apertura de diagrama es básicamente una serie de palas o láminas de metal que forman un «agujero» (apertura) a través del cual entrará más o menos luz en función del diámetro que seleccionemos. Es un concepto fácil de entender si piensas en cómo funcionan tus ojos. A medida que te mueves entre ambientes brillantes y oscuros el iris de tus ojos se expande o se contrae, controlando el tamaño de tu pupila. En fotografía, la «pupila» de tu lente se llama Apertura o Diafragma.

Puedes reducir o aumentar el tamaño de la apertura para permitir que más o menos luz alcance el sensor de tu cámara y, junto a la velocidad y el ISO, conseguir que tus fotografías sean más claras u oscuras. Pero además, el dominio de la apertura no se limita únicamente a esto, si no que añade ciertos aspectos creativos fundamentales en tus fotografías.

Ten en cuenta que si quieres tener un dominio absoluto de la apertura del diafragma, necesitarás al menos una cámara Reflex o una cámara Mirrorless (sin espejo) o EVIL. Échale un vistazo a qué cámara réflex comprar para principiantes o qué cámaras mirrorless recomendamos para empezar en fotografía.

¿Cómo afecta la apertura a la exposición?

La apertura de diafragma tiene diversos efectos en la fotografía y uno de los más importantes es el brillo o exposición, de tus imágenes. Conforme la apertura cambia de tamaño, también lo hace la cantidad de luz que alcanza el sensor de tu cámara, y por lo tanto el brillo de tu imagen. Con una apertura grande pasará una gran cantidad de luz, resultando en una fotografía más brillante. Con una apertura pequeña ocurrirá justamente lo contrario, haciendo la fotografía más oscura. Echa un vistazo a la siguiente imagen para ver como la apertura de diafragma afecta la exposición.

En una situación de oscuridad, interiores o durante la noche, probablemente querrás seleccionar una gran apertura de diafragma para conseguir capturar tanta luz como sea posible. Exactamente el mismo motivo por el que tus pupilas se dilatan cuando estás en algún lugar oscuro.

¿Cómo afecta la apertura a la profundidad de campo?

El otro gran efecto que conseguimos gracias a la apertura es la conocida como profundidad de campo. La profundidad de campo es la cantidad de la fotografía que aparece nítida por delante y por detrás del punto de enfoque. Algunas imágenes tienen una profundidad de campo pequeña, donde el fondo está completamente desenfocado. Otras imágenes tienen una gran profundidad de campo, donde tanto el primer término como el fondo son completamente nítidos.

En la imagen de arriba, solo el anillo está enfocado debido a la elección de una gran apertura (número f pequeño, no te agobies con esto de los números f que en apenas unos párrafos descubrirás que son), con lo que obtenemos un efecto de enfoque muy preciso, dejando el resto completamente desenfocado. Si se hubiera elegido una apertura mucho más pequeña (número f alto), toda la fotografía podría haber aparecido nítida, sin un claro fondo desenfocado.

Una gran apertura de diafragma que nos de un gran desenfoque suele ser conveniente para retratos, o fotos generales de objetos en los que desea un fondo borroso que hagan destacar nuestro sujeto. Por ejemplo, una de las razones por las que la fotografía que puedes ver a continuación funciona tan bien es porque tiene un fondo (y un primer plano) borroso, concentrando la parte enfocada de la fotografía en una zona muy estrecha por delante y por detrás del punto enfocado y dirigiendo nuestra mirada a la modelo.

Al principio suele resultar un poco lioso ver a la primera la relación que existe entre el diafragma y la profundidad de campo, pero existe un truco para recordarlo: piensa que una gran apertura (número f pequeño) te dará una gran cantidad de desenfoque del fondo.

Por otro lado, una apertura pequeña (número f alto) da como resultado una pequeña cantidad de desenfoque, es decir, mucha nitidez, algo generalmente ideal para paisajes e imágenes arquitectónicas. En la siguiente foto se usó una pequeña apertura para asegurar una gran nitidez tanto en el primer término como en el fondo. Fíjate que tanto la barca como las montañas del fondo se ven completamente enfocadas.

¿Sabrías decir que tamaño de diafragma se ha utilizado en la siguiente fotografía?

Exacto! Se ha utilizado una apertura de diafragma muy pequeña o cerrada, es decir, un número f alto, con lo que conseguimos una gran nitidez a lo largo de toda la fotografía. Pero espera… alguien pensará que el agua aparece desenfocada, verdad? Y así es, aunque en realidad se trata de otro efecto diferente, lo que se conoce como desenfoque de movimiento, conseguido mediante una velocidad de obturación lenta. Si no sabes de que te estoy hablando, échale un vistazo al artículo en el que explicamos qué es la velocidad de obturación en fotografía.

¿Qué son los números f?

A lo largo del artículo hemos hablado de apertura en términos generales, es decir, apertura grande o pequeña. No obstante, cada apertura se puede expresar con una nomenclatura conocida como número f. De esta manera, siempre que vea o piense en un valor de la apertura, éste irá precedido por la letra f, por ejemplo f8 o f/8.

Seguramente ya habías notado esto en tu cámara de fotos mirando a través del visor o en la pantalla LCD, tal y como puedes ver en la siguiente fotografía.

Por lo tanto, los números f no son más que una manera de describir el tamaño de la apertura, como de abierta o cerrada estan las palas de las que hemos estado hablando anteriormente.

Y aquí llega uno de los conceptos que más confunde a los principiantes en fotografía: cuanto más pequeño es el número f, mayor es la apertura y cuanto más grande es el número f, menor es la apertura.

Te lo voy a poner un poco más complicado para que lo pienses un poco… Cuanto más pequeño es el número f, mayor es la apertura y por lo tanto, la profundidad de campo es menor, es decir, mayor desenfoque conseguimos por delante y por detrás del punto de enfoque. Ahora lo contrario. Cuanto más grande es el número f, menor es la apertura y mayor es la profundidad de campo, es decir, mayor nitidez por delante y por detrás del punto de enfoque. Suena complicado, verdad? Pues no lo es en absoluto, tan solo necesitas un poco de práctica y en apenas unos días lo verás clarísimo.

Mientras tanto, aquí te dejo un pequeño diagrama que te muestra la relación de la apertura con el número f y lo que consigues según te acercas hacia uno u otro extremo:

Teniendo en cuenta esto, cuando un fotógrafo te recomienda usar una mayor apertura para un tipo de fotografía concreta, lo que te esta diciendo es que uses aperturas del tipo f/1.4, f/2 o f/2.8. Pero si te sugiere que utilices una apertura pequeña, lo que te esta recomendando es que uses algo tipo f/8, f/11 o más.

 

Últimas tendencias en cámaras de fotos

¿Te gustaría saber qué cámara te conviene? Échale un vistazo a nuestras últimas recomendaciones en cámaras réflex y cámaras sin espejo y empieza ya mismo a practicar todo lo que has aprendido en este curso!